Vestirse con pinceladas de color

Por Diana Lucía Gómez*

Los museos, más que sitios turísticos, son lugares de inspiración. Diana Lucía Gómez, columnista invitada en PB, nos cuenta cómo llevar lo que vemos a nuestro clóset.

Es imposible negar la conexión que existe entre la moda y el arte. Los mejores diseñadores del mundo se inspiran constantemente en las obras de célebres pintores y aplican el color, las texturas y la energía de lo que se plasma en sus obras. A veces, vestirse es parecido a pintar un cuadro porque te conviertes en el lienzo y dejas que cada prenda les muestre a los demás tu estado de ánimo, tu actitud o incluso tus planes para el día. Una bella pieza de arte puede ser un gran impulso para descubrir nuevas formas de expresarte con tu atuendo.

Para esta temporada, ¿qué tal dejar que la pintura impresionista cubra de pasteles el armario femenino? Los artistas de este movimiento buscaban retratar la luz natural y sus pinceladas siempre tenían una agradable suavidad.

Esa delicadeza de la pintura impresionista puede ser una inspiración para una moda femenina llena de colores pálidos y luminosos. Tal vez, la serenidad de las flores sobre el agua que pintaba Claude Monet tiña de aguamarina y celeste la seda de una pañoleta, para llevar un poco de arte alrededor del cuello.

vestirse-con-pinceladas-de-color-PB-report-Punto-Blanco-002
Nenúfares y puente japonés – Monet

Inspirarte en el arte para vestirte también significa dejarte llevar por la sensualidad de algunas obras. La pintora Tamara de Lempicka representaba escenas cotidianas y retratos durante la época del Art Déco, por lo que las mujeres en sus imágenes siempre llevan sombreros elegantes, peinados de rizos cortos y vestidos dramáticos. Cuando te invaden los deseos de romper con la monotonía y robarte todas las miradas, evocar a las protagonistas sensuales de Tamara de Lempicka es una excelente opción, buscando un vestido fluido, tal vez una prenda que releve tus curvas o usando ropa interior que te permita sentirte por dentro como una provocativa obra de arte.

vestirse-con-pinceladas-de-color-PB-report-Punto-Blanco-003
Retrato de la señora Allan Bott – Tamara de Lempicka

Los hombres también pueden encontrar en el arte unos referentes que impulsen a correr riesgos en las combinaciones. El vanguardista pintor Alejandro Obregón fue un maestro del color, que imprimía pasión y vigor con cada pincelada. En sus cóndores, flores y horizontes cargados de fuerza, conviven rojos, morados, azules y naranjas. La vitalidad de Obregón puede traducirse a juegos de camisa y suéter contrastados o bermudas como acento llamativo en un atuendo casual, cubriendo de intensidad el carácter de quien los usa.

vestirse-con-pinceladas-de-color-PB-report-Punto-Blanco-004
Autorretrato – Picasso

Quienes prefieran proyectar serenidad en vez de lucir las tonalidades energéticas de Obregón, podrían dejarse llevar por la profundidad del período azul de Picasso. Durante esta etapa, el talentoso cubista español dejó que sus lienzos se tiñeran de azul. La mezcla entre diferentes gamas de este color tiene un efecto de armonía y tranquilidad. Vivir la obra azulada de Picasso a través de atuendos con diferentes prendas en este tono es una elección infalible para quienes disfrutan del arte de vestir.

* Diseñadora de vestuario y máster en Comunicación de la moda. Ha trabajado como periodista y comunicadora de moda para publicaciones y marcas nacionales e internacionales. A través de su blog Vestir de Sentido, habla sobre la historia de la moda y su importancia como mecanismo de expresión.

Comentarios

comentarios

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO